Avisar de contenido inadecuado

Acabar con el maltrato animal

{
}

Os dejo un artículo aparecido en tus animales para reflexionar: 

Decían que se comía las gallinas. Esa fue la frívola razón por la que un respetable vecino de un pueblo de Pontevedra la emprendió a palos hasta la muerte contra un Pastor Alemán que permaneció atado durante una paliza que ha dado la vuelta a España. Los llantos y alaridos de dolor del  perro no desmotivaron al agresor que, con brutal enseñamiento, hizo suyo el “así aprenderás” en cada golpe, enarbolando el castigo como único instrumento eficaz de adiestramiento canino.

Ignorancia y cobardía subyacen bajo esta clase de sucesos deplorables, poniendo en tela de juicio a una sociedad que se jacta de ser civilizada y que es incapaz de dar crédito a las imágenes de este caso de maltrato, grabadas por un vecino veterinario. Desgraciadamente, el caso gallego no es el único. Los actos de violencia contra animales son comunes, pero la sensibilización para ponerle fin no hace mella en aquellas mentes estrechas que sólo se sienten superiores cuando le recuerdan a los indefensos quién manda.

La crueldad no tiene límites
Yeguas que han perdido sus ojos por disparos deliberados de perdigones, un hombre que tiró a un perro por la valla de una protectora o una mujer que lanzó a su can desde un octavo piso son acciones salvajes que nos traslada Pilar del Cañizo, Presidenta de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA). Los que ven en estos abusos un paso hacia atrás en la evolución del propio hombre han levantado la voz para exigir una ley de mínimos que condene estas conductas exentas de toda lógica.

Pero la lucha por llevar a los tribunales estos atentados contra nuestros mejores amigos no es nueva.  “Las peticiones que se han hecho ahora se llevan haciendo años”, comenta la también Vicepresidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPA), ya que desde las protectoras viven de cerca capítulos humillantes día tras día. Tras el episodio de Aguiño “la reacción de la gente se quiso canalizar con el fin de dirigir toda esa rabia e impotencia hacia unos objetivos concretos”.

Cambiar el Código Penal
Contra este pensamiento de estúpida soberbia y este sentimiento de propiedad mal entendido, sólo es factible una solución: la justicia. Estando del lado de la razón, nuestra conciencia nos empuja a emplear la denuncia, una herramienta que “por pensar que no va a servir de nada, no hay que dejar de utilizar”. Callar es una omisión de socorro que frena la revisión la de legislación, pero si lo notificamos ejerce como mecanismo de presión ante las autoridades competentes que, “si tienen la mesa limpia de papeles, pueden creer que no existe el maltrato”.

Esta clase de abusos deben considerarse, sin lugar a dudas, delitos y, como tales, deben tipificarse adecuadamente dentro de una normativa sancionadora. El artículo 337 del Código Penal contempla privación de libertad e inhabilitaciones, pero deja la puerta abierta a la ambigüedad al estipular que el maltrato debe ser injustificado y perpetrarse con ensañamiento. “Un maltrato nunca puede estar justificado y no tiene por qué ser con ensañamiento”, afirma Matilde Cubillo, Presidenta de Amnistía Animal, admitiendo que “estas palabras dejan desamparados a los animales y complica que pueda haber sentencias condenatorias”.

Una ley de mínimos
Las desigualdades entre las diferentes ordenaciones jurídicas regionales complican enormemente el proceso. “Algunas leyes autonómicas contemplan la inhabilitación y otras no”, declara Cubillo. Esa disparidad hace que el agresor de Aguiño mantenga intacto su derecho a la tenencia de animales, ya que la ley gallega no le invalida. “En cambio, la Comunidad de Madrid contempla la inhabilitación por un periodo máximo de diez años”, recalca la también Presidenta de la FAPA.

Esta brecha jurídica ha llevado a asociaciones, protectoras y otras organizaciones preocupadas por lo que va camino de ser un mal endémico a acudir a la estancia más alta. Así, el Estado sería el encargado de promulgar unos criterios básicos que ofrezcan unidad. Desde ANAA, Del Cañizo entiende que una ley de carácter transversal como ésta “debe depender de Presidencia porque implica muchos ministerios: Agricultura, Medio Ambiente, Economía”.

Presta tu apoyo
Con tu firma, unes tu voz a de la de todos los que desean un vida digna para los animales. A la hora de abordar una nueva normativa, la federación espera que se cuente con ellos. “Participaríamos por la parte que nos toca en la experiencia diaria”, manifiesta Del Cañizo. Sus exigencias pasan por la inhabilitación permanente, tanto en lo relativo a tenencia doméstica como con fines comerciales. Igualmente, exigen una “homogeneización de sanciones e infracciones, marcando unos mínimos”.

La FAPA mantuvo una reunión con Antonio Vercher, Fiscal de Medio Ambiente, que se comprometió a elevar estas propuestas al Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido. “Esperamos que desde el Gobierno central tenga inquietud en materia de protección animal, porque así lo pide la sociedad española, por eso tenemos esperanzas de que nuestra petición sea atendida”, asegura Cubillo. El apoyo de la sociedad se va materializado con la recogida de más 350.000 firmas y las miles que se siguen recibiendo cada día. Recuerda que la impunidad es un insulto a nuestra conciencia, al sentido común y a la naturaleza.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.